RECICLAJE DE CHATARRA, INTRODUCCIÓN

Una descripción general del reciclaje de metales, su importancia y los procesos de reciclaje de chatarra

Los metales se pueden reciclar repetidamente sin alterar sus propiedades. Según el Instituto Americano del Hierro y el Acero (AISI), el acero es el material más reciclado del planeta. Los otros metales altamente reciclados incluyen aluminio, cobre, plata, latón y oro.

¿Por qué reciclamos metales?

Los metales son materiales valiosos que pueden reciclarse una y otra vez sin degradar sus propiedades. La chatarra tiene valor, lo que motiva a las personas a recolectarla para venderla en operaciones de reciclaje.

Además de un incentivo financiero, también existe un imperativo ambiental. El reciclaje de metales nos permite preservar los recursos naturales al tiempo que requiere menos energía para procesar que la fabricación de nuevos productos utilizando materias primas vírgenes. El reciclaje emite menos dióxido de carbono y otros gases nocivos. Más importante aún, ahorra dinero y permite a las empresas manufactureras reducir sus costos de producción. El reciclaje también crea empleos.

Hechos rápidos de reciclaje de chatarra

Aunque casi todos los tipos de metales pueden reciclarse una y otra vez sin degradar las propiedades, actualmente, solo el 30 por ciento del metal se recicla. A continuación, se presentan algunos datos adicionales:

  • Casi el 40 por ciento de la producción mundial de acero se realiza con acero reciclado.
  • El acero y el hierro son los materiales más reciclados en el mundo debido en parte a la oportunidad de recuperar grandes estructuras, así como a la facilidad de reprocesamiento. El uso de imanes en el proceso de clasificación permite a los recicladores separarlos fácilmente del flujo de residuos mezclados.
  • Cada año, alrededor de 400 millones de toneladas de metal se reciclan en todo el mundo.
  • Tirar una sola lata de aluminio puede desperdiciar energía equivalente a la misma lata llena de gasolina.

Tipos de metales reciclados

Los metales pueden clasificarse como ferrosos o no ferrosos. Los metales ferrosos son combinaciones de hierro con carbono. Algunos metales ferrosos comunes incluyen acero al carbono, acero aleado, hierro forjado y hierro fundido.

Por otro lado, los metales no ferrosos incluyen aluminio, cobre, plomo, zinc y estaño. Los metales preciosos no son ferrosos. Los metales preciosos más comunes incluyen oro, platino, plata, iridio y paladio.

El proceso de reciclaje de chatarra

Las principales etapas del proceso de reciclaje de metales son las siguientes:

  1. Colección

El proceso de recolección de metales difiere del de otros materiales debido al mayor valor de la chatarra. Como tal, es más probable que se venda a desguaces que se envíe al vertedero. Una de las mayores fuentes de chatarra de metales ferrosos proviene de vehículos chatarrizados.

Otras fuentes incluyen grandes estructuras de acero, vías de ferrocarril, barcos, equipos agrícolas y, por supuesto, chatarra de consumo. La chatarra rápida, que se crea en el curso de la fabricación de nuevos productos (excedentes industriales), representa la mitad del suministro de chatarra ferrosa.

  1. Clasificación

La clasificación implica la separación de metales de la corriente de chatarra mixta o la corriente de desechos mixta de materiales múltiples. En las operaciones de reciclaje automatizadas, se utilizan imanes y sensores para ayudar en la separación del material.

A nivel empresarial, los seleccionadores pueden emplear un imán, así como observar el color o el peso del material para ayudar a determinar el tipo de metal. Por ejemplo, el aluminio será plateado y ligero. Otros colores importantes para buscar son cobre, amarillo (para latón) y rojo, para latón rojo. Los raspadores mejorarán el valor de su material al separar el metal limpio del material sucio.

  1. Procesamiento

Para permitir un mayor procesamiento, los metales se trituran. La trituración se realiza para promover el proceso de fusión, ya que los metales triturados pequeños tienen una gran relación superficie / volumen.

Como resultado, se pueden derretir usando relativamente menos energía. Normalmente, el aluminio se convierte en láminas pequeñas, y el acero se transforma en bloques de acero.

  1. Fundición

La chatarra se funde en un horno grande. Cada metal se lleva a un horno específico diseñado para fundir ese metal en particular. Se utiliza una cantidad considerable de energía en este paso.

Aún así, como se mencionó anteriormente, la energía requerida para fundir y reciclar metales es mucho menor que la energía necesaria para producir metales utilizando materias primas vírgenes. Según el tamaño del horno, el grado de calor del horno y el volumen de metal, la fusión puede llevar de unos pocos minutos a horas.

  1. Purificación

La purificación se realiza para garantizar que el producto final sea de alta calidad y libre de contaminantes. Uno de los métodos más comunes utilizados para la purificación es la electrólisis.

  1. Solidificación

Después de la purificación, la cinta transportadora transporta los metales fundidos para enfriar y solidificar los metales. En esta etapa, los desechos de metales se forman en formas específicas, como barras, que se pueden usar fácilmente para la producción de diversos productos metálicos.

  1. Transporte de las barras de metal

Una vez que los metales se enfrían y solidifican, están listos para usar. Luego se transportan a varias fábricas donde se utilizan como materia prima para la producción de nuevos productos.

Cuando los productos hechos con estas barras de metal llegan al final de su vida útil, el proceso de reciclaje de metales vuelve a ciclos.

Desafíos para la industria del reciclaje de chatarra

La tasa actual de reciclaje de chatarra en general de alrededor del 30 por ciento no es aceptable, dada la capacidad de reciclaje de casi todos los tipos de metales, y persisten desafíos con respecto a cómo recuperar más material para reciclar. La expansión de los programas de reciclaje comunitario y la conciencia pública ayudan a este respecto.

Otra razón importante para la baja tasa de reciclaje tiene que ver con el diseño de varios productos metálicos. La creciente complejidad de varios productos modernos y su mezcla de materiales hace que el reciclaje sea cada vez más difícil. Por ejemplo, un teléfono móvil simple puede contener hasta 40 elementos diferentes. Por lo tanto, extraer todo tipo de materiales de un teléfono móvil y reutilizarlos en la producción de nuevos productos lo dificulta.

Tecnologías de reciclaje de metales

Las tecnologías de reciclaje modernas pueden identificar efectivamente muchos tipos diferentes de metales, aunque todavía existe la necesidad de tecnologías de reciclaje aún más efectivas para separar los metales no ferrosos.

La separación de metales ferrosos de metales no ferrosos es uno de los pasos más importantes en el proceso de clasificación. Como los metales ferrosos contienen hierro, son atraídos por imanes y fácilmente extraídos de la corriente de desechos mezclados. En los desguaces, las grúas equipadas con un electroimán pueden eliminar piezas más grandes de chatarra ferrosa.

Al clasificar metales de una corriente mixta de material reciclable, el papel se elimina primero, dejando solo plásticos y metales. Luego, se inducen corrientes eléctricas a través de la corriente donde solo los metales se ven afectados. Este proceso se llama separador de corrientes parásitas. Aunque el aluminio no es magnético, esta tecnología puede levitarlo y permitir que los plásticos se salgan del proceso.

La recuperación de metales preciosos como el paladio, el platino, el oro y otros metales valiosos como el cobre, el plomo y la plata de los desechos electrónicos se vuelve económicamente viable solo si se recolecta suficiente chatarra. Dicha separación requiere equipos de reciclaje más avanzados tecnológicamente y sofisticados. En estos días, en grandes instalaciones de reciclaje, el uso de sensores para identificar metales mediante escaneo infrarrojo y rayos X se ha vuelto popular. Tres categorías comunes de procesos de detección de metales incluyen biotecnología, hidrometalurgia y pirometalurgia. El uso de estas tecnologías puede mejorar efectivamente las tasas de recuperación de metales.

Oportunidades de negocio en reciclaje de metales

Tradicionalmente, el reciclaje de metales ha sido considerado como una oportunidad de negocio rentable. A nivel empresarial, un punto de entrada común en el negocio de reciclaje de metales es iniciar un negocio de recolección de chatarra o convertirse en un vendedor de chatarra.

Si tú, o tu empresa han adquirido legalmente excedentes de chatarra ferroviaria de propiedad del estado, comunícate con una empresa experimentada y seria como FERROSOS S.A.S., que tiene un desempeño comprobado en la compra de metales, para obtener ayuda de uno de nuestros expertos que te garantizan reciclar correctamente los materiales ferroviarios y para presentarte un certificado de disposición final.

Para obtener más información, llámanos al 301.271.71.71 o al 313.785.8237


CONTÁCTANOS