• FERROSOS S.A.S.
    Estación de Servicio La Enea. Piso 3. Oficina 1. Manizales, Caldas. Colombia
  • 301.271.71.71

CHATARRA NAVAL

Chatarra Naval: El reciclaje de chatarra no solo es bueno para el medio ambiente, es bueno para los negocios. Es la principal fuente de materia prima de la industria del acero, con más de 1 millón de toneladas de acero recicladas anualmente en Colombia, porque es económicamente ventajoso reciclar acero viejo en acero nuevo. En términos medioambientales, la fabricación de metal a partir de excedente de chatarra produce importantes ahorros de energía, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero y conserva los recursos naturales.

Una fuente interesante de chatarra son los buques desmantelados. La práctica de romper barcos viejos para chatarra naval a veces se conoce como «desguace de barcos”. Los barcos que han sobrevivido a su tiempo y utilidad también están desempeñando un papel económico y medioambiental cada vez más importante. Esto se debe al creciente reconocimiento del valor de la chatarra de los barcos, grandes, medianos y pequeños.

Los barcos navales tienen una vida activa de aproximadamente 25 a 30 años y se desarman cuando su mantenimiento se vuelve financieramente inviable. Si nadie quiere la embarcación como un museo o un propósito similar, el barco se vende como chatarra naval.

Los barcos al final de su vida útil pueden proporcionar a la industria del reciclaje de chatarra muchas piezas de metal que se pueden reutilizar para hacer nuevos productos. El reciclaje de buques produce principalmente metales ferrosos como el acero, pero también metales no ferrosos como el aluminio, el cobre y el latón, así como una variedad de piezas utilizables. La mayor parte del metal que se recupera se envía a las siderúrgicas y fundiciones del país.

¿CUÁNTA CHATARRA PUEDEN PROPORCIONAR LOS BARCOS MÁS VIEJOS?

La práctica de reciclar barcos ha existido desde los días anteriores a la construcción de los buques con metal. Incluso los barcos con casco de madera fueron eventualmente desmantelados, con la madera sobrante utilizada para hacer otra cosa o vendida a constructores de viviendas y propietarios de astilleros.

La llegada de los barcos con casco de metal cambió todo eso. Pero todavía estaba claro que los cazadores de barcos aún podían desmantelar barcos de metal, quitando partes como el revestimiento de cobre, las pinzas de timón y los pernos de cobre para revenderlos.

Del mismo modo, algunos de los primeros ejemplos de reciclaje de barcos metálicos se remontan a 1880, cuando Denny Brothers de Dumbarton, Escocia, comenzó a usar chatarra de acero marítimo en su construcción naval. A finales del siglo XIX, otros países estaban comprando barcos británicos para desecharlos.

Eso condujo a una nueva industria que se disparó después de la Primera y Segunda Guerra Mundial: Ship Breaking. Implicaba tomar literalmente cientos de buques de guerra dañados u obsoletos, y luego venderlos como chatarra naval.

El desguace de barcos continuó creciendo porque estaba claro que los barcos desmantelados eran una fuente ideal para piezas y chatarra naval debido a su enorme estructura. Los barcos modernos tienen una vida útil de 25 a 30 años, luego se produce la fatiga y la corrosión del metal, lo que significa que ya no son económicos para operar. El desguace de barcos permite reciclar las piezas aún valiosas que contiene, incluido el acero. A nivel mundial desde 2011, la industria del reciclaje de buques produce al menos siete millones de toneladas de chatarra.

Teniendo en cuenta el importante papel que desempeña la chatarra de barcos para ayudar a reducir los costos de fabricación y preservar nuestros recursos naturales, aquellos que fabrican y/o son propietarios privados de barcos de todos los tamaños deben comprometerse a reciclarlos.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE LA CHATARRA NAVAL?

El desguace de buques tiene otro propósito: reducir la tensión en la industria minera de metales, reduciendo la necesidad de extraer mineral virgen. El reciclaje ayuda a volver a poner el metal en circulación para nuevos productos y reduce el uso de energía en el proceso de fabricación de acero.

Y la gran cantidad de metales de un barco al final de su vida útil puede reciclarse y reutilizarse, lo que nos ofrece enormes beneficios medioambientales.

El uso de chatarra para producir productos terminados, en lugar de usar mineral de metal, también ayuda a reducir las emisiones e GEI (Gas de efecto invernadero). Se ha documentado que el consumo de energía disminuye en un 70 por ciento en la fabricación de acero cuando se usa chatarra de acero en lugar de mineral de hierro. Y al no realizar minería de metales, eso también ayuda a reducir las emisiones de GEI, permitiendo que la industria de desguace de buques ayude a descarbonizar la atmósfera.

Reciclar chatarra de acero de los barcos al final de su vida útil también reduce la contaminación del aire y el agua y reduce el consumo de agua. En pocas palabras, se necesitan menos recursos para fabricar productos a partir de chatarra de metal en lugar de mineral de metal.

Los estudios, de hecho, indican que reciclar chatarra conduce a:

  • 86% menos de contaminación del aire;
  • 76% menos de contaminación del agua;
  • 40% de reducción en el uso de agua.

Claramente, la industria global de reciclaje de buques es muy beneficiosa para el medio ambiente y crea empleos que ayudan a impulsar la economía.

EN CONCLUSION

Cada vez que aumenta la demanda de nuevos barcos, generalmente significa que los barcos más antiguos se están retirando y esos buques desmantelados pueden reciclarse. Seguirá habiendo una gran demanda de chatarra naval que se destinará a las siderúrgicas del país y a las diferentes empresas de fundición de metales.

Si tú, o tu empresa han adquirido legalmente excedentes de chatarra naval, comunícate con una empresa experimentada y seria como FERROSOS S.A.S., que tiene un desempeño comprobado en la compra de metales, para obtener ayuda de uno de nuestros expertos que te garantizan reciclar correctamente los materiales recuperados y para presentarte un certificado de disposición final.

Para obtener más información, llámanos al 301.271.71.71 o al 313.785.8237

Compra de Chatarra